5 formas de mejorar tu inglés gracias al cine

¡Aprender inglés puede ser divertidísimo! No hay nada mejor que una buena película que nos atrape para estar aprendiendo otra lengua prácticamente sin darnos cuenta. Pero para ello es importante que podamos sacar el mayor partido posible al visionado, ¿quieres saber cómo?

 

Ver películas en versión original es una interesante forma de acostumbrar el oído a una lengua extranjera, además de permitirnos practicar la diferenciación de los distintos acentos. Se trata de un genial recurso para utilizarlas en tus clases, y que además puedes combinar con otras actividades que hagan que tus estudiantes aprendan más y mejor inglés, ¡y todo mientras lo pasan en grande! Te recomendamos algunas muy interesantes:

 

  1. Completa los diálogos: Puedes facilitarles el guión de una determinada secuencia con espacios a rellenar y que sean ellos los que escriban las palabras que faltan. Al terminar, ¿se animan a leerlos en voz alta para practicar la pronunciación y los diferentes acentos de los personajes?
  2. ¿Qué dice la canción?: La banda sonora de la película puede dar también mucho juego. A partir de su canción principal, puedes proponerles que analicen su letra, que dibujen lo que les inspira…¡o incluso que la representen por grupos!
  3. Repite la frase: Otra forma de que estén atentos es animar a que durante el visionado cada uno escriba una frase que aparezca en la película. Al acabar, los demás compañeros y compañeras deberán adivinar qué personaje dijo cada una de ellas.
  4. Nuevas palabras: Es interesante que los alumnos vayan anotando todas las palabras que no entiendan mientras ven la película. Después entre todos pueden traducirlas y hacer un glosario de cada largometraje, para añadirlo a la biblioteca de la escuela y que otras clases puedan utilizarlo en futuras ocasiones.
  5. ¡Seamos los ‘protas’ por un día!: Será muy divertido organizar pequeños grupos teatrales donde cada miembro personifique un personaje de la historia. Habrá que disfrazarse, copiar su acento, las ‘muletillas’ que suele repetir… Pueden representar escenas de la película, ¡o también finales alternativos que nunca se han visto!

 

Algunas películas ideales para trabajar en clase


Es importante que, por la dificultad añadida del idioma, las películas que elijas gusten especialmente a tus estudiantes, y sean dinámicas y divertidas, para conseguir que su interés y motivación se mantengan. Además, recuerda que debes parar y volver hacia atrás las veces que sean necesarias para que ningún alumno pierda el hilo. Para empezar, te recomendamos estas tres películas:

 

  • La saga de Harry Potter: Una historia ya familiar para los más pequeños, lo que les hará algo más fácil el visionado. Además, la pronunciación es bastante sencilla, e incluye una variedad de personajes, cada uno con diferentes acentos, que enriquecerá la experiencia.
  • Indiana Jones: Otra genial saga que será de gran utilidad en nuestras clases de inglés. Los diálogos cortos y el lenguaje simple te permitirán seguir la trama sin mucha dificultad.
  • E.T: Para aclararle cómo funciona el mundo al pequeño protagonista de esta película a menudo se utilizan respuestas sencillas explicadas lentamente, lo que facilitará la comprensión de los diálogos. Todo ello envuelto con el encanto y la dulzura de una historia que ha cautivado ya a unas cuantas generaciones de jóvenes y niños.

 

Quizá para los más pequeños o los estudiantes con bajo nivel de inglés, es mejor empezar con escenas sueltas o cortometrajes, y siempre con subtítulos en castellano. Según vayan aumentando sus conocimientos del idioma, comienza a incluir los subtítulos en inglés, ¡el aprendizaje será más completo!

 

¿Utilizas películas o series en versión original de alguna otra forma en tus clases de inglés? ¡Compártelo en LetoEko con el resto de la comunidad educativa! Juntos mejoramos la educación.

 

Fuente: Tiching Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *