Los pros y los contras de la tecnología

El uso de la tecnología en el aula es uno de esos problemas que hace que sea fácil ser un “guardián de la cerca”. Es difícil estar 100% familiarizado en el uso de la tecnología educativa todo el tiempo, menos cuando hay tantos argumentos convincentes en contra de ella. La mayoría de los profesores tienen una relación feliz con la tecnología; es útil en algunas situaciones, pero una distracción en otras.

La tecnología brinda a los niños la capacidad de aprender de una forma que sus padres y abuelos nunca tuvieron. Los estudiantes de hoy tienen acceso inmediato a respuestas e investigación. Sin embargo, ese acceso inmediato está cambiando la forma en que los estudiantes piensan sobre el trabajo y cómo se sienten emocionalmente. Hemos elaborado una lista de algunos de los pros y los contras que rodean a la tecnología en el aula.

Pros de la tecnología en el aula

  1. Informes analíticos y de datos: las aplicaciones y las plataformas ofrecen a los docentes formas de combinar toda la información que necesitan saber sobre el estado del alumno, historial de asistencia, rendimiento en cuestionarios, dominio de las diferentes materias, participación en actividades especiales. Con esta información, los docentes pueden ver fácilmente cómo sus alumnos se están desempeñando, como una clase completa, como un subgrupo y como individuos, y pueden proporcionar la intervención que necesiten. La mayoría de las aplicaciones de tecnología para educación incluyen funciones de informes fáciles de usar, de modo que los datos de evaluación también se pueden compartir con los administradores y los padres.
  2. Información just-in-time: Las tecnologías aplicadas a la educación permiten a los docentes ver dónde pueden faltar piezas de comprensión particulares y luego enfocarse en las lecciones en base a ese conocimiento. En lugar de dedicar una hora de clase a la lectura de material que han dominado en su mayoría, la tecnología les permite a los estudiantes aprender lo que necesitan, cuando lo necesitan.
  3. Instrucción diferenciada: las aplicaciones educativas permiten a los estudiantes progresar a su propio ritmo. Muchos son adaptativos, lo que significa que las preguntas y problemas serán más fáciles o más difíciles, dependiendo del rendimiento del estudiante. Los programas pueden ajustarse para cumplir con los niveles de aprendizaje precisos de los estudiantes. Además, la multitud de aplicaciones y software disponibles permiten que estudiantes en el mismo salón de clases podrían estar usando diferentes sistemas para aprender material similar, dependiendo de sus intereses y facilidad de aprendizaje.
  4. Diferentes modalidades de aprendizaje: la incorporación de la tecnología en el aula implica que los estudiantes tienen exposición y acceso a diferentes formas de aprendizaje. Tal vez algunos estudiantes prosperen en un ambiente de conferencia; otros podrían ser grandes aprendices independientes, que pueden recopilar información desde el software educativo. Darle a los estudiantes la opción de diferentes formas de aprender significa que probablemente explorarán y probarán diferentes técnicas y, al final, aprenderán las mejores estrategias para ellos mismos como aprendices individuales.
  5. Tecnología de apoyo para necesidades especiales: la tecnología educativa hace posible que los estudiantes con necesidades especiales prosperen en entornos académicos. Desde aplicaciones adaptables de procesador de textos hasta programas que hablan en favor de los niños que tienen dificultades con el lenguaje, la tecnología permite a los estudiantes comunicarse y participar con sus maestros y compañeros de clase.

 

Contras de la tecnología en el aula

 

  1. Sustitución de docentes: muchos entusiastas de la tecnología ponen los ojos en blanco cuando las personas expresan su preocupación diciendo que la tecnología educativa es una forma de reemplazar a los docentes en el futuro. Pero, ¿sus preocupaciones carecen de validez? No hay que mirar demasiado lejos en el pasado para encontrar instancias donde la tecnología ha reemplazado a los trabajadores: la industria automotriz, la agricultura y las industrias manufactureras han mecanizado muchas partes de su proceso, despidiendo a los trabajadores en el proceso. Mientras que pocas personas piensan que los maestros se volverán obsoletos, los avances más recientes en educación son lo suficientemente poderosos como para ofrecer contenido, evaluar y establecer a los estudiantes en un nuevo curso de aprendizaje, todo ello sin la intervención del docente. ¿Qué significa eso para el futuro de la enseñanza?
  2. Distracción: Esta es probablemente la principal preocupación de los maestros que consideran implementación de la tecnología en el aula: que los estudiantes estén demasiado ocupados tuiteando y haciendo Snapchat para seguir la lección. La curiosidad innata de los estudiantes, junto con su conocimiento de la tecnología, podría llevar a una mayor socialización en línea en entornos donde los dispositivos son fácilmente accesibles.
  3. Más fácil acceder al trabajo de los demás: el plagio ha sido siempre una plaga en la visión del docente. Los estudiantes de hoy en día pueden acceder fácilmente a ensayos, informes, notas de clase, exámenes, etc. en línea, lo que dificulta mucho más que los maestros sepan si el trabajo que entregan sus alumnos es original. Aunque existen herramientas tecnológicas para ayudar a los maestros a descubrir si el trabajo está plagiado, ningún sistema es perfecto.
  4. Disparidad de acceso fuera de clase: no todos nuestros estudiantes tienen acceso a herramientas tecnológicas fuera del aula. Sí, la biblioteca es una opción, pero a menudo hay una espera para las computadoras conectadas a Internet, e incluso entonces, no se pueden descargar aplicaciones y software en las computadoras públicas. Asignar el uso de la tecnología en el aula está bien si todos los estudiantes tienen acceso al dispositivo. Pero cuando los programas de educación se consideran para la tarea en el hogar o incluso el aprendizaje invertido, se debe considerar el acceso de los estudiantes a Internet.
  5. Privacidad: la privacidad de la información y los datos de los estudiantes es un tema suficiente para evitar que muchos docentes y escuelas implementen cualquier tipo de iniciativas tecnológicas de amplio alcance. Las aplicaciones y las plataformas han recorrido un largo camino en la mejora de sus medidas de privacidad, especialmente cuando los estudiantes están involucrados, pero ¿es suficiente para convencer a las escuelas de que vale la pena el riesgo potencial? Los datos de los estudiantes son invaluables dentro de las paredes de la clase, pero ¿pueden los profesores sentirse seguros de que allí es donde permanecerá la información cuando utilicen las aplicaciones de tecnología aplicada a la educación?

 

No hay un lado correcto o incorrecto en este debate. La tecnología educativa tiene sus ventajas y desventajas, y hasta estas ventajas y desventajas pueden ser parciales dependiendo del análisis que se realice y el contexto de aplicación. Los alumnos ya parecen ya haber elegido uno de los caminos. Ahora depende de los maestros, directivos, instituciones y el personal estatal decidir cómo implementar su propia decisión. Nos encantaría conocer tu opinión sobre estos temas.

 

Fuente: Escrito por Amanda Ronan, Edudemic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *