Aprendizaje Basado en Proyectos : Tips para Docentes

por Lauren Ayer, M.Ed.

Atrás quedaron los días en que se esperaba que los estudiantes se sentaran pasivamente en los escritorios mientras los maestros daban conferencias interminablemente, esperando que los niños absorbieran la información que les arrojaban. En el entorno educativo actual, se espera que los estudiantes colaboren, piensen críticamente y trabajen juntos para desarrollar proyectos innovadores y respuestas a preguntas complejas.

Para apoyar esta misión, muchas escuelas han comenzado a participar en una práctica conocida como Aprendizaje Basado en Proyectos (en inglés Projects Based Learning  o PBL). PBL permite a los docentes exponer a los estudiantes a una amplia variedad de habilidades, y permite a los estudiantes interactuar con el plan de estudios de una manera atractiva, auténtica y divertida.

Hacer un cambio desde las formas tradicionales de aprendizaje a PBL puede ser un reto. PBL puede requerir un montón de trabajo de preparación por parte del maestro. Pero las ganancias en el compromiso y logros estudiantiles son incomparables. Aquí hay cuatro pasos para ayudarte a crear un aula de Aprendizaje Basado en Proyectos.

  1. Comienza por el final

Aquí es donde entra la preparación del docente. Al planificar un proyecto, comienza con el final en mente.

  • ¿Qué contenido quieres que los estudiantes comprendan al final del proyecto?
  • ¿Qué habilidades se espera que ganen?
  • ¿Cómo se presentará la nueva información a los estudiantes?
  • ¿Cuál será el producto final de tu proyecto para mostrar lo que los estudiantes han aprendido?

Planificar el aprendizaje basado en proyectos requiere tiempo. Encontrar nuevos métodos para presentar información y mostrar el aprendizaje de los estudiantes puede ser un desafío. Afortunadamente, hay muchos recursos disponibles para que los maestros de escuela primaria, media y secundaria piensen en lo que sus estudiantes pueden lograr.

  1. Ayuda a los estudiantes a desarrollar preguntas.

Ahora sí que ya estás listo para comenzar tu proyecto. Ten en cuenta que, con el aprendizaje basado en proyectos, los estudiantes están manejando mucho de su propio aprendizaje. Los maestros están ahí para facilitar el aprendizaje y guiar a los estudiantes hacia las respuestas a sus preguntas, no para responder a la pregunta ellos mismos.

Empieza, entonces, generando preguntas.

  • Averigua lo que los estudiantes piensan que saben sobre un tema. Haz una lluvia de ideas y registra todas estas ideas (Incluso si lo que los estudiantes piensan que saben es inexacto. Resistí el impulso de corregir. Permití que los estudiantes descubran sus errores por sí mismos a través del proceso del proyecto).
  • ¿Qué quieren saber los estudiantes? Registra todas sus preguntas en un gráfico u otra información visual.
  • Finalmente, y lo más importante, ayuda a los estudiantes a usar tus preguntas como modelos para desarrollar sus propias preguntas.

Una vez que los estudiantes tengan preguntas que quieren responder, empieza con las ideas de contenido más grandes primero.

  • Ir de excursión. Piensa más allá de los museos y exposiciones tradicionales. Si tu clase está estudiando el esqueleto, visita un hospital o una oficina ortopédica cercana. Si estás estudiando economía, visita una empresa local.
  • Invitar a expertos invitados a compartir lo que saben. Pide a los padres de los estudiantes, amigos o miembros de la comunidad local que compartan sus conocimientos.
  • Proporcionar oportunidades atractivas para que los estudiantes se involucren con el tema. Esto puede venir en forma de una, lectura, juegos en línea, actividades interactivas, o experimentos.

En esta etapa, busca que todos los estudiantes estén expuestos a la mayor parte del contenido. Están buscando respuestas a sus propias preguntas y descubriendo de qué se trata este proyecto.

  1. Ayuda a los estudiantes a entender como un experto

Aquí es donde entra en juego la elección que el estudiante haga. Los estudiantes llegan a “simpatizar” en un aspecto del tema del proyecto en el que están más interesados. Ellos encuentran todo lo que pueden sobre ese tema para compartirlo con otros. Por ejemplo, si tu clase está estudiando formas de relieve, un estudiante puede elegir una forma de relieve para aprender más de la misma. Él / ella puede optar por centrarse en el río Nilo, ¿cuál es su significado? ¿Qué impacto tiene en la comunidad que lo rodea? ¿Qué oportunidades recreativas y económicas existen como resultado de su existencia? ¿Cómo se formó, o cuánto tiempo ha sido un recurso importante para Egipto?

Las preguntas pueden ser tan específicas como lo permitan. Aquí es cuando los estudiantes descubren que no todas sus preguntas tendrán respuestas. Tendrán que explorar una variedad de recursos y sintetizar información. Habilidades como pensamiento crítico y resolución de problemas, flexibilidad y adaptabilidad, y productividad y responsabilidad estarán en plena exhibición durante esta etapa.

  1. Ayuda a los estudiantes a presentar, publicar y realizar.

Este es el final desde el que comenzaste cuando estabas planificando la actividad.

Durante esta etapa final, los estudiantes deberán organizar toda la información que han reunido para compartirla con otros. Esto mantiene a los estudiantes responsables de todo el aprendizaje que han hecho hasta este punto. Tendrán la oportunidad de utilizar las habilidades de creatividad e innovación, comunicación y colaboración.

Los estudiantes podrán crear un modelo de tamaño natural, o hacer un folleto para convencer a la gente para que aprendan de una forma de relieve particular, crear su propio negocio, entre gran variedad de presentaciones. Estudiarán y opinarán sobre el trabajo de cada uno para asegurarse que están presentando su mejor producto.

Invita a otros a venir a ver lo que los estudiantes han aprendido. Invita a los estudiantes de otros grados que están estudiando temas similares. Invita a los padres, administradores, miembros de la comunidad y los expertos invitados que te ayudaron al principio. O vé a la comunidad para presentar tu proyecto a aquellos que estarían interesados ​​en los resultados de los proyectos de tus alumnos. Los estudiantes practicarán habilidades de comunicación y presentación. Te sorprenderá lo bien que los estudiantes se desempeñan cuando están involucrados en un tema y son responsables de su aprendizaje.

Conclusión

El aprendizaje basado en proyectos es una manera divertida para que los maestros faciliten el aprendizaje y atraigan a los estudiantes. Se puede implementar en cualquier nivel de aprendizaje, y se basa en los estándares de contenido y las habilidades necesarios en este comienzo del siglo XXI. Permite integrar temas en las áreas de contenido y promueve la colaboración entre estudiantes y profesores. PBL anima a estudiantes y profesores a ser creativos e innovadores, y pensar en la retención a largo plazo y la aplicación de los conocimientos. Como docente, serás responsable de una gran cantidad de planificación y preparación, pero valdrá la pena, para vos y tus estudiantes!

 

Fuente: TeachThought

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *