11 lenguajes y plataformas para enseñar Programación en Primaria y Secundaria

Muchos pensarán que Scratch es la única herramienta disponible para enseñar programación en los colegios, ya sea en Primaria o Secundaria, por su facilidad y su éxito. Y si bien es cierto que está entre las más conocidas, existen muchos otros lenguajes y plataformas para enseñar programación en varios niveles, y con diversos objetivos.

Algunos con la misma filosofía, incluso basados en Scratch; otros, con una perspectiva completamente diferente. Hoy vamos a hablar de las alternativas a Scratch, los mejores lenguajes y plataformas para enseñar programación al público más joven, ya sea en el colegio, o fuera de él.

Minecraft Code Builder

 

 

Una de las últimas novedades de Minecraft Education Edition es la integración de Code Builder, una plataforma para programar dentro del mundo Minecraft a través de un lenguaje específico, basado en bloques de colores y desarrollado en colaboración con Tynker. El resultado permite, de una forma muy sencilla, modificar el mundo de Minecraft poniendo cientos de bloques con unas pocas instrucciones, ordenarlos según ciertos patrones o conseguir algo que manualmente nos llevaría horas, en unos pocos segundos.

CodeBug

 

 

Una plataforma que permite programar un pequeño bichito, una especie de ranita con luces y botones a través de un lenguaje de programación basado en bloques. CodeBug es entretenido y muy completo al permitir bloques, Python y JavaScript, además de divertido y económico. Puedes utilizarlo gratis a través de cualquier navegador, ya que emula la “ranita” en la pantalla; si prefieres tener el dispositivo físico, interactuar con él y programar todas sus funcionalidades tiene costo.

BeetleBlocks

 

 

Quien ha manejado alguna vez Scratch tal vez se haya topado con algo muy difícil de hacer: diseñar un mundo tridimensional. BeetleBlocks permite programar en un escenario 3D, su gran virtud que acompaña con algunos nuevos bloques de instrucciones especiales que, por ejemplo, permiten crear figuras geométricas. A las coordenadas X e Y añaden una nueva, Z, añadiendo así esta tercera dimensión que puede dar mucho juego a la hora de programar. Es completamente gratis y dispone de decenas de ejemplos de código para poder aprender todo lo que podemos hacer con esta plataforma.

 

ScratchX, las extensiones de Scratch

 

Cuando jugamos un tiempo con Scratch nos damos cuenta que está bastante limitado en cuanto a ciertas posibilidades y expansiones, y precisamente en este terreno nace ScratchX: un Scratch con extensiones experimentales de lo más atractivo, como por ejemplo sintetizadores de sonido, sistemas para ‘hablar’ mensajes de texto o incluso un muy curioso rastreador de la ISS, y mucho más. En total de 15 extensiones a las que merece la pena echar un vistazo si lo que quieres es enseñar programación de una forma diferente.

 Mblock

Makeblock tiene su propia versión de Scratch, que podemos decir es un clon casi idéntico salvo porque añade nuevos bloques e instrucciones, sumando así nuevas posibilidades y funcionalidades. Precisamente esto es perfecto para ser utilizado con dispositivos como los mBot o varias placas Arduino, con las que también puede trabajar.

Bitbloq

 

BQ tiene todo un ecosistema destinado al mundo de la educación, y formado por hardware (impresoras 3D, robots) y software. Entre estos programas está Bitbloq, su propia plataforma de programación muy intuitiva y que sirve para programar tanto sus productos (placa bq Zum, robot Zowi) como la genérica Arduino Uno. Primero una breve configuración consistente en arrastrar los componentes que usaremos, y luego la programación basada en bloques de colores aunque con algunos detalles que tal vez pueden ser demasiado avanzados para chavales que se inician en el mundo.

Codecombat

CodeCombat es un videojuego en el que aprenderemos a programar. Tendremos que ir solucionando problemas en base a utilizar programación, para así ir avanzando en los niveles y subir la dificultad. Tremendamente adictivo aunque, eso sí, sólo con lenguajes textuales y nada de bloques de colores.

Snap!

 

 

Si el MIT tiene el Scratch oficial, la Universidad de Berkeley, en California, tiene su propia versión: Snap!, que pasa por ser un Scratch con esteroides. Se basa en las versiones originales (1.4, con fondo gris) con algunas modificaciones que permiten, por ejemplo, ejecutar mensajes y funciones especiales, pausar determinadas funciones o incluso utilizar hipervínculos. A su favor, también, la posibilidad de ejecutarlo en un navegador de tablet (iPad, Android), pues no utiliza flash.

Aprendo a programar

 

 

Si lo que quieres es una plataforma guiada y que empiece desde cero tal vez te interese echarle un vistazo a Aprendo a Programar, una idea que nace desde España y que también se basa en Scratch aunque añade todo un contexto sobre problemas y proyectos que habrá que ir resolviendo con la herramienta del MIT. Lo malo, es que es pago.

 

Logo

Si hablamos de Scratch debemos referirnos a su predecesor: Logo, el ‘lenguaje de la tortuga’ que muchos reconocerán de sus años más mozos, pues fue ampliamente utilizado en los años 80 y 90. Aquellas versiones de Logo ya no existen, aunque sí podemos acudir a plataformas como Turtle Academy que prometen una experiencia similar: utilizar una tortuga para ir realizando dibujos a través de la programación.

 

Blockly

 

 

Y terminamos con una de las grandes alternativas a Scratch, llamada Blockly y desarrollada por Google. Os sonará porque es la que utiliza Code.org en sus tutoriales para enseñar programación, si bien ésta no es la única propuesta en esta línea. Por aquí encontrarás un listado de webs y plataformas que usan Blockly, y que incluyen rompecabezas, puzles, laberintos, juegos, películas o historia. Un poco de todo.

Fuente: Educacion 3.0 . Artículo escrito por Pablo Espeso Tascón es Ingeniero Informático y coordinador del Club de Jóvenes Programadores de la Universidad de Valladolid(CJP @ UVa)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *