‘Salir del círculo’, dinámica grupal para resolver conflictos en el aula

Es el deseo de todo docente el lograr mantener un clima de armonía dentro del aula, para así favorecer el resultado de la enseñanza en sus alumnos. Por sobre este deseo, nunca debemos olvidarnos que las situaciones de conflicto están siempre en la puerta esperando por entrar. Diferentes personalidades, diferentes percepciones, diversidad de gustos, y así podríamos continuar enumerando disparadores naturales de conflictos.

¿Cuál es la mejor estrategia para evitar los conflictos? Posiblemente, la mejor manera sea justamente no evitarlos, más bien dejar que surjan, pero brindándole a nuestros alumnos las herramientas que les permitan manejar estos conflictos y encaminarlos de una forma sana. Y si es desde pequeños, mejor aún.

Compartimos con ustedes un juego muy conocido llamado “Salir del círculo” que puede ayudar mucho para cuando los conflictos afloren.

Las reglas de este juego son bien simples.

En primer lugar todos los alumnos menos uno deben formar un círculo y entrelazar los brazos unos con otros, intentando no dejar espacio entre uno y otro.

El alumno que no forma parte del círculo deberá colocarse del lado de adentro, y seguir la siguiente consigna “Tienes dos minutos para escapar cuanto antes del círculo y salir como sea”.

Para los niños que forman el círculo hay una consigna principal que es que deben evitar las fugas “por todos los medios posibles”, pero que si el niño o niña que quiere escapar “pide verbalmente” que se le deje abandonar la ronda, ésta se abrirá y se le permitirá salir. Esta última parte de la consigna no se le divulgará a quién esté dentro del círculo.

Como evaluación de la actividad con las alumnas y alumnos te sugerimos hacer preguntas a los participantes como las siguientes:

¿Cuál ha sido el conflicto básico y cuáles los secundarios, si es que los hubo?

¿Cómo se han sentido los participantes de la ronda? ¿Y el que intentaba escapar?

Analicemos los métodos utilizados por cada parte para conseguir su objetivo.

Busquen otros ejemplos de estas actitudes y métodos en la vida cotidiana de cada participante.

Repite el ejercicio una vez más cambiando los roles y observa lo que sucede (el pedido de salir debería ser casi inmediato ante la resistencia del círculo).

Haz que tus alumnos generen una conclusión escrita propia sobre la enseñanza del juego.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *